Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Pelicuas’

Al cine

951_atonement-pic.jpg
Atonement

____________

Hoy me vengo enterando de que una peli muy buena que vi hace ya algún tiempo, se estrena en el país mañana. En realidad pensé que acá no la iban a sacar, por desgracia creo que tendrá poca audiencia y durará poco tiempo en cartelera, así que aprovechen.

Como es costumbre la gente encargada de desgraciar los títulos de las películas, traduciéndolos del idioma original a alguna lengua muerta y luego al español, hizo bien su trabajo -imagino que es por eso que les pagan bien- y agregó una película más a su record. Han tenido a bien cambiar el titulo de Atonement a Expiación, deseo y pecado -estos dos últimos sobran y mucho-.

Expiación, pero no como el hecho de borrar las culpas de uno por medio de un sacrificio, a lo Chuchin, más bien como, en el caso de un delincuente, el sufrir la pena impuesta por un tribunal. A mi parecer esta película contiene de todo menos expiación, entendida en cualquier forma que no sea la de sufrir una pena, incluso en ingles no cumple con el Atonement que la titula -en ninguna de sus definiciones-, al menos lo deja claro como algo que queda insatisfecho que incluso quien cree encontrarlo al final de la misma sabe que no es así.

Nuestras acciones tienen consecuencias y no importa que tan nimias o absurdas creamos que son cuando las llevamos a cabo, el hecho es que se realizan y a partir de ese momento repercuten en nuestras vidas, en algunos casos las consecuencias pueden no afectarnos tanto a nosotros como a quienes nos rodean, a quienes nos importan, a quienes -como a algunos les gusta decir- no tienen culpa. Sea una mala interpretación de algo que vemos, una mala pasada de los sentimientos, algún capricho atravesado, o una niñería, no hay acción sin reacción.

Me queda claro que hay causas en la vida, y que sus consecuencias no son siempre placenteras. La película me ha gustado sobre manera porque queda claro, a mi parecer, que las consecuencias no anticipadas y nunca planeadas dejan daños que muchas veces no tienen reparación o expiación alguna – sin importar cuantos clavos lo fijen a uno a cualquier número de cruces-. Muchas veces lo que uno ha de hacer es vivir con lo que hizo, lo mejor que se pueda, sabiendo que algunas veces no hay perdón ni de uno mismo.

A fin de cuentas así es la vida, y a veces uno necesita que se lo recuerden, a veces no. Pero eso no es excusa para dejar de contar una bonita historia de unas dos horas que no tiene reparo en dejarlo a uno gozar de la misma. Como siempre en estas recomendaciones no hago resumen de la película ni hablo de sus aciertos técnicos, fílmicos, ni nada. Pero si creo que vale mucho la pena, véanla y ya me contaran que les pareció. Para eso están los comentarios.

¿De cuántas consecuencias son responsables hoy?

No es para tanto

P.D. Ese sonido de la maquina de escribir… ¡brillante!

Read Full Post »